Diferencias entre concentrador de oxígeno vs. tanque de oxígeno

Algunas personas con problemas respiratorios necesitan la ayuda de dispositivos médicos como tanques y concentradores de oxígeno para respirar mejor. Pero no debe confundirse un concentrador de oxígeno con un tanque de oxígeno comprimido porque no son la misma cosa. ¿Sábes cuáles son sus diferencias?

Un concentrador de oxígeno (o máquina de oxígeno) es un dispositivo médico para la terapia de oxígeno domiciliaria que aspira y comprime el aire circundante para suministrar oxigeno a los pacientes que lo necesitan en concentraciones muy superiores a las del aire ambiente.

Diferencias concentrador de oxígeno y tanque de oxígeno

La principal diferencia entre los dos radica en la forma en que se proporciona el oxígeno.

Los tanques o botellas de oxígeno medicinal son contenedores de oxígeno utilizados por personal médico en clínicas, hospitales y servicios de emergencias.

Los tanques de oxígeno son recipientes de metal que contienen una cantidad determinada de oxígeno a presión que pueden dispensar. Esta cantidad finita de oxígeno comprimido dentro de ellos será inhalado por el usuario hasta que se agote. Para volver a funcionar, habrá que rellenar nuevamente el tanque.

En cambio, un concentrador de oxígeno filtra el oxígeno del aire circundante y lo comprime de forma continuada generando oxígeno de grado médico en concentraciones de 92-95%. No es un contenedor de oxígeno. El concentrador funcionará siempre que tenga acceso a una fuente energía y el suministro de oxígeno estará garantizado en cualquier momento allá donde estés  y nunca se agotará.

Tipo de administración de oxígeno

Esa diferencia también destaca los métodos de dosificación utilizados por cada tipo de dispositivo. Todos los tanques de oxígeno entregan oxígeno en flujo continuo.

En el caso de los concentradores de oxígeno, tiende a variar según el dispositivo. Los concentradores de oxígeno domiciliario como el EVERFLO, en general, proporcionan un flujo  continuo mientras que algunas de las opciones más portátiles, como el Mini Simplygo de Philips Respironics, o el INOGEN ONE G3 operan administrando dosis de pulso.

Concentración de oxígeno

La concentración de oxígeno líquido almacenado en tanques y bombonas es superior al 99%. Por su parte, la concentración de los concentradores de oxígeno se encuentra entre 90-95%, pudiendo variar en función del fujo (litros/min): a mayor flujo, menor porcentaje de oxígeno.

Precio

El costo es otro factor a considerar. Si bien cada dispositivo tendrá un precio diferente, es importante recordar que al comprar concentradores de oxígeno, el precio será en gran medida inicial.

Para los tanques de oxígeno, los costos se incurrirán en el tiempo en la forma de nuevos tanques de oxígeno adquiridos periódicamente según sea necesario, así como recargas de oxígeno.

Ventajas de los concentradores portátiles vs. tanques de oxígeno

Existen muchos otros atributos que separan los concentradores de oxígeno de los tanques de oxígeno para la oxigenoterapia. Los concentradores de oxígeno ofrecen varias ventajas sobre los sistemas de oxígeno estacionarios que dependen de cilindros y tanques. Estas ventajas incluyen:

Consistencia

 Mientras que los tanques de oxígeno pueden quedarse sin oxígeno, un concentrador de oxígeno nunca se quedará sin oxígeno mientras tenga aire disponible y un suministro de energía. Un concentrador de oxígeno extrae oxígeno del aire, lo que hace que el suministro sea ilimitado y disponible.

Seguridad

Un tanque de oxígeno podría comenzar a filtrarse, creando una atmósfera que incluye aire enriquecido con oxígeno. El aire saturado con oxígeno aumenta el riesgo de un incendio. Si un incendio se enciende en estas circunstancias, es más difícil de extinguir porque los fuegos inducidos por el oxígeno arden más calientes que muchos otros tipos de incendios. Los concentradores de oxígeno de dosis de pulso simplemente crean oxígeno según sea necesario, eliminando la preocupación por fugas y, por lo tanto, la preocupación por la inflamabilidad.

Tamaño y portabilidad

 Un concentrador de oxígeno está diseñado para mayor comodidad. Los tanques de oxígeno generalmente son voluminosos y pesados, mientras que un concentrador de oxígeno portátil puede pesar menos de 2,5 kg.

El concentrador de oxígeno portátil MEYOU es el mejor ejemplo de dispositivo ultraliviano con sus 600 gramos de peso. Esto hace que un concentrador sea la elección perfecta para quienes desean portabilidad. Al estar alimentados con baterías con una autonomía de hasta 8 horas, según el modelo, proporcionan mayor libertad e independencia y permiten salir de casa llevándolos consigo en una mochila o bolsa de transporte.

Conclusiones

Un concentrador de oxígeno es una gran opción por cualquiera de los motivos anteriores, pero es importante que las personas consideren tener un suministro de reserva de oxígeno en un tanque disponible para su uso, así como baterías adicionales completamente cargadas en caso de un corte de energía.

¿Debo confiar en la duración de la batería o el suministro de oxígeno? ¿Qué tamaño de dispositivo estoy buscando? ¿Cuáles son mis usos previstos para mi oxígeno médico? Todas estas son preguntas que cualquier usuario de oxígeno médico debería estar haciendo al decidir entre un concentrador de oxígeno portátil y un tanque de oxígeno. Es una decisión que afectará el estilo de vida de uno en el futuro.

Ir arriba